fbpx

Firma digital: qué es y cuáles son sus beneficios

En el último periodo han sido muchas las tecnologías destinadas a evitar la presencialidad e impulsar la realización de trámites, compras y diversas actividades de manera online. En la actualidad, son pocas las excepciones frente a esta oportunidad y el mundo tiende a que en poco tiempo el día a día pueda suceder a través de un dispositivo.

En este contexto, una de las herramientas fundamentales es la firma digital, un mecanismo criptográfico que permite al receptor de un mensaje firmado digitalmente identificar a la entidad originadora de dicho mensaje, y confirmar que el mensaje no ha sido alterado desde que fue firmado por el originador.

La firma digital, puede utilizarse tanto en la administración pública, como en las empresas privadas y es una tecnología que trae consigo incontables oportunidades y beneficios. Durante años, la formalización y legalización de documentos requirieron la presencialidad, pero con la aparición de la firma digital es posible formar documentos de manera sistemática, online y con la misma validación que la firma manuscrita.

Añadir una firma digital a un PDF se volvió una necesidad ineludible. La misma, ha demostrado ser muy útil para aumentar la eficiencia en las operaciones de las empresas, ahorrar tiempo, agilizar el flujo de trabajo y documentación e incluso para aumentar la rentabilidad.

Firma electrónica vs Firma Digital

En los últimos años la gran mayoría de los países ha visto avances en materia de regulación de firma electrónica. Sin embargo, se recomienda que tenga un carácter de firma digital, es decir que tenga tecnología de criptografía para una validez jurídica superior.

La firma digital es más segura que la firma electrónica porque requiere de los datos biométricos del firmante (reconocimiento facial) y porque pasa por un proceso de doble autenticación. Mientras que la firma electrónica no requiere de una entidad autorizada para ser adquirida, la firma digital puede ser otorgada únicamente por una autoridad de registro.

A diferencia de la firma electrónica, la firma digital es irrepudiable. Esto quiere decir que una vez ejecutada, el signatario no puede desconocerla o negar que es de su propiedad.

En 2020, el uso de las aplicaciones bancarias creció entre un 200% y un 300%, según las entidades financieras. La digitalización avanza e innovar en nuevas tecnologías es esencial para aprovechar las oportunidades del momento y no quedar desactualizado.

La firma digital trae consigo diversos beneficios:

Mayor seguridad

Este tipo de sello se considera la alternativa concreta para resguardar la seguridad de todo tipo de empresa u organizaciones. Además de ser otorgada únicamente por una autoridad oficial de registro, en estas transacciones, el signatario queda conectado con los datos del documento firmado, produciendo que cualquier cambio en el interior del documento sea detectable.

Aceleración de transacciones

Esta herramienta permite aumentar el flujo de operaciones diarias agilizando el funcionamiento de la empresa y su productividad. La posibilidad de firmar de manera remota e incluso sistemática ayuda a mantener activa la gestión operativa y comercial de la compañía.

Eliminación del papel

La firma de documentos de manera digital permite que los trámites y documentos no deban trasladarse a formato papel en ninguna instancia. Así, las transacciones se generan y validan virtualmente evitando el uso de papel físico. Este cambio representa un importante aporte al ambiente y sobre todo a la disminución de la deforestación, una de las mayores causas de Greenpeace en Argentina actualmente.

Ahorro de tiempos de traslado

Al ofrecer la posibilidad de firmar a distancia y digitalmente, a través de este tipo de firma los beneficiados son tanto las empresas como los clientes. De esta manera las empresas pueden optimizar su tiempo al evitar el traslado y la atención al cliente presencial y los clientes realizar sus trámites desde casa y a mayor velocidad.

Open chat