fbpx

Digitalización: cinco tendencias de fintech que irrumpen en el mundo financiero

En 2020, cuando la pandemia causó una disrupción masiva en todas las industrias, las personas se volcaron -en ocasiones a falta de otras alternativas- al uso de la tecnología para administrar numerosos aspectos de sus vidas diarias. La digitalización, que de a poco comenzaba a instalarse en algunos rubros, tomó un impulso inesperado y comenzó a colarse en todo tipo de actividades cotidianas.

Uno de los rubros donde las apps y las opciones virtuales más se impusieron fueron las fintech empresas financieras tecnológicas-, que, en pocas palabras, permiten que las personas manejen sus finanzas de manera digital, a través de sus computadoras o celulares. 

En Argentina, hasta julio de 2021 se registran 238 fintech, es decir, casi el triple de las instituciones tradicionales (79, entre bancos y financieras) con licencia del Banco Central. Hasta la misma fecha, el país cuenta con 8 millones de cuentas en instituciones 4.0.

Teniendo en cuenta estos números, tiene sentido esperar que, a medida que la demanda de innovación continúe aumentando y las personas se sientan más cómodas con las aplicaciones fintech, esta industria continúe creciendo. 

Considerando este panorama, podemos distinguir cinco tendencias de fintech que están modificando el rubro financiero en la actualidad

1. Poner foco en la alfabetización financiera

La alfabetización financiera consiste en la capacidad de gestionar las finanzas personales de manera eficaz, para así tomar decisiones financieras inteligentes con respecto a deudas, presupuestos e inversiones. 

A pesar de ser un factor fundamental a la hora de ordenar las finanzas personales, la educación financiera sigue siendo una deuda pendiente, con una gran cantidad de personas que no cuentan con conocimientos básicos (en Argentina, por ejemplo, del 80% de las personas que poseen una cuenta bancaria, solo el 50% la utiliza). Esta falla no es menor, ya que las decisiones financieras pueden tener impacto a largo plazo. 

En esta línea, algunas fintech apuestan por incluir elementos pedagógicos en sus servicios, así como sistemas de opiniones de otros clientes para generar confianza y seguridad en clientes potenciales, ofreciendo una alternativa de fácil acceso para todo tipo de público y maneras innovadoras de ahorro.

Un ejemplo claro de esto son aquellas aplicaciones que permiten a los padres administrar las mensualidades de sus hijos, que pueden ganar recompensas por completar tareas domésticas o sacar buenas notas en el colegio. Algunas de estas aplicaciones también ofrecen tarjetas prepagas que los padres pueden cargar con dinero de su cuenta corriente. De este modo las fintech usan la gamificación para de a poco generar hábitos financieros, de forma lúdica y práctica.

2. Ofrecer opciones de pago “contactless” 

La pandemia terminó de dar impulso al pago sin contacto. La necesidad de evitar manipular efectivo o tarjetas llevó a que estas herramientas digitales tengan un crecimiento exponencial, no sólo en la cantidad de personas que las usan, sino en la oferta en general.

Por ejemplo, MasterCard informó un aumento del 40% en el uso de sus billeteras móviles durante 2020, y podemos imaginarnos que la tendencia continuará creciendo en el futuro. Por su parte, en Estados Unidos en 2018 solo el 3% de los pagos se realizaban sin contacto, mientras que un estudio de NRF de 2020 reveló que el 57% de las personas continuarán usando estos medios de pago aún pasada la pandemia.

Hay varios tipos de pagos sin contacto, aunque los más utilizados son los pagos con código QR, las transferencias peer-to-peer y NFC (near field communication). En todos ellos la ejecución del pago está a cargo de la persona que paga, y no requiere que el cobrador intervenga. Esto no sólo garantiza una mayor transparencia, sino que además es más higiénico y seguro.

3. Finanzas autónomas más inteligentes

Las finanzas autónomas son una tecnología de gestión financiera impulsada por algoritmos, que utiliza inteligencia artificial (IA) y aprendizaje automático (ML) para tomar decisiones financieras sin participación humana directa.

Considerando que el 68% de las personas está de acuerdo en que la pandemia elevó sus expectativas sobre las capacidades digitales que ofrecen las empresas, es de esperar que las finanzas autónomas sean una de las principales tendencias de fintech que transformarán la forma en que las personas y las empresas interactúan en el futuro cercano.

¿Cómo funciona esta tecnología? Las finanzas autónomas utilizan la automatización para proporcionar experiencias personalizadas adaptadas a procesos financieros específicos. A través de AI y ML, el usuario define algunas reglas y objetivos preestablecidos, y luego un banquero privado virtual se hace cargo de ejecutar esas decisiones financieras. Básicamente, se trata un “piloto automático” de las finanzas, en la que los algoritmos eligen la mejor manera de cumplir con los objetivos del usuario.

¿Cómo utilizan los consumidores esta tecnología? A través de la banca personalizada y las inversiones basadas en datos. Las personas pueden utilizar estos sistemas inteligentes para realizar un seguimiento de sus ingresos, sus gastos recurrentes y patrones de gasto, para así crear un plan optimizado junto con consejeros financieros virtuales.

4. Más alternativas a la hora de pagar sueldos

El sistema más común de pago para los empleados en relación de dependencia es el de recibir la totalidad de su sueldo en un solo pago, muchas veces a fin de mes. Hoy, la tecnología financiera tiene el potencial de cambiar eso.

A través de estas tecnologías, los empleados pueden cobrar sus sueldos en tiempo real (o en el período de tiempo que elijan), se trate de trabajadores freelance pagados por trabajo o empleados asalariados. Básicamente, esta digitalización permite que los empleados decidan cómo reciben su sueldo, ofreciéndoles mayor flexibilidad y seguridad financiera.

Además de eso, la integración de las fintech en los sistemas de liquidación de sueldos hace que pagar a los empleados sea un proceso mucho más fluido y automatizado, con menos complicaciones para ambas partes.

5. Bancos únicamente digitales

Los bancos digitales son entidades que ofrecen servicios bancarios a través de plataformas digitales como celulares o computadoras. A diferencia de los bancos tradicionales, estos neobancos no tienen oficinas físicas donde los clientes puedan entrar y atenderse con un cajero, sino que realizan todas sus transacciones de manera virtual.

¿En qué se diferencian los bancos digitales de los tradicionales? La diferencia más importante, como ya aclaramos, es que los bancos digitales no cuentan con oficinas físicas. Sin embargo, aunque esto al principio pueda asustar, es positivo: dado que estos bancos son 100% virtuales, ofrecen sus servicios financieros de una manera más sencilla, utilizando datos en tiempo real, con documentación electrónica y procesos automatizados. Todo esto, además, se traduce en menores gastos de mantenimiento y un acceso más sencillo, ya que el único requisito para crear una cuenta es tener un celular o una computadora para comenzar a operar.

¿Has probado algunas de estas tendencias? ¿Cuál es la que más utilizás?

Open chat